976 409 724 urgvet@hotmail.com

La dilatación – torsión de estómago es una de las emergencias más graves que pueden sufrir nuestras mascotas. Principalmente, se trata de una enfermedad que se da con más frecuencia en perros de razas grandes y gigantes como, por ejemplo, pastores alemanes, labradores, Golden Retriever, setters, mastines, dogos, Sharpei…  Pero esto no quiere decir que los perros de tamaño más pequeño queden exentos de riesgo.

Causas

Respecto a su etiología, no existe unanimidad de criterios que determinen las causas que la desencadena. Inicialmente, se origina una distensión gástrica consecuencia de un cúmulo de aire y/o comida y agua que producen movimientos anormales en el estómago, que pueden favorecer la rotación sobre su eje y producir la dilatación-torsión gástrica. Al rotar, tanto la entrada del esófago como la salida del píloro quedan obstruidos, provocando una incapacidad para eructar y vomitar que hará que cada vez exista un acumulo de gas más importante.

Dilatación - torsión de estómago

Dilatación – torsión de estómago

Posibles complicaciones

En ocasiones, puede complicarse todavía más cuando el bazo es arrastrado durante el movimiento de rotación  provocando un compromiso de los vasos esplénicos que, junto con la oclusión y avulsión de las arterias gástricas, pueden desencadenar un factor pronóstico negativo por necrosis.

La presión ejercida por el estómago sobre el diafragma hace que la capacidad pulmonar se vea alterada y que, por lo tanto, la función respiratoria empeore generándose una acidosis respiratoria. Así mismo, estructuras venosas como vena cava caudal, vena porta y vasos esplénicos pueden verse comprimidos originando compromiso importante del aparato cardiovascular que comprometa la perfusión tisular y de órganos como el riñón acelerando el shock del paciente.

 

Tratamiento

El tratamiento de la torsión de estómago es quirúrgico. El objetivo inicial es la estabilización del sistema cardiovascular, que conlleva secundariamente una mejora en el sistema respiratorio y de la función renal. La descompresión gástrica ha de realizarse tras la colocación de una vía intravenosa del paciente para el aporte de fluidos de soporte. No es recomendable realizar el procedimiento más tarde de 10-15 minutos puesto que una de las causas de necrosis gástrica es la dilatación continua del estómago.

La cirugía no debe realizarse hasta que el paciente no se haya estabilizado del shock, tanto en los casos de sólo dilatación como torsión gástrica debe realizarse una gastropexia.

 

Complicaciones postquirúrgicas

Las complicaciones postquirúrgicas más frecuentes son peritonitis, por necrosis de la pared gástrica, y la aparición de coagulación intravascular diseminada (CID). Este último caso tiene una causa multifactorial que provoca la formación de microtrombos agravando la situación del sistema cardiovascular.

 

Mortalidad

A pesar de que hay descrito en bibliografía una mortalidad muy amplia de animales tratados del 20-45%, en urgencias veterinarias Zaragoza no hemos llegado con nuestra casuística de más de 11 años a esos valores. El disponer de un protocolo actualizado, equipamiento apropiado y un equipo profesional especializado en urgencias hace que obtengamos mejores porcentajes.

 

Prevención

Algunas de las medidas preventivas para minimizar el riesgo de dilatación o torsión gástrica son:

  • Repartir la dosis diaria de alimento en varias tomas con la finalidad de que el llenado gástrico no sea excesivo.
  • Tamaño de croqueta de pienso grande para que sea masticada con facilidad.
  • Ingesta de agua en cantidades no muy voluminosas.
  • Evitar ejercicio después de comer.
  • Fomentar estados de calma para evitar comportamientos ansiosos que desencadenen la ingesta de mucho volumen de aire.
  • Realizar gastropexias preventivas en razas de riesgo elevado.

 

Desde Urgencias veterinarias Zaragoza aconsejamos que en el momento que el propietario detecte que su mascota de forma aguda comienza a presentar el abdomen distendido, que cada vez progresa a más, que al tocarlo presenta un sonido timpánico tipo “tambor”, que se encuentra inquieto, no encuentra postura, intenta vomitar y no puede lo trasladen a un centro especializado para poder resolver el cuadro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies